01.Arkhe_edited.png
  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

C/ Raval n. 5      17256 - Pals

info@arkhedepals.com

T. +34 681 035 739 

Tú y yo y la tramontana que nos limpia el espíritu. Tú y yo y este cielo del Ampurdán recién pintado, limpio de nubes.

Lo primero que hace este viento es limpiar de un escobazo las nubes del cielo. Es un viento que quiere cielos limpios y claros. Se produce en una atmósfera de cristal, bajo el espacio maravillosamente azul, esmerilado, metálico, ante un cielo glorioso, indiferente a su ímpetu enloquecido.

JOSEP PLA (sobre la tramontana)

El viento es un caballo:

óyelo cómo corre

por el mar, por el cielo.

Quiere llevarme: escucha

cómo recorre el mundo

para llevarme lejos.

 

 

PABLO NERUDA

Todas las habitaciones incluyen

- Wifi e internet de fibra óptica gratuito

- Cama doble de máxima calidad

- Aseo y ducha

- Ropa de cama y toallas de máxima calidad

- Escritorio

- Secador de pelo

- Aire acondicionado / bomba de calor

- Amenities naturales y ecológicos en el baño

- Adaptador de corriente EU/US/UK/AU

- Caja de seguridad

La habitación Aire se inspira en...

La Tramontana

Abierto a los cuatro vientos desde la cima de la colina, Pals goza de la tramontana, que es un viento fuerte y frío que alisa y transforma el cielo en un azul limpio y puro. Su intensidad y fuerza lo hacen un viento con carácter, único y reconocido en todo el territorio.


“Me parece haber comprendido la razón de la oscura, ancestral, admiración que la gente
de mi país siente por este viento. Esta admiración persiste (…) porque
el clima del aire de tramontana es literalmente un clima ideal: un clima tónico, vital, amable, prodigiosamente higiénico y purificado.”

Josep Pla


Anaxímenes (v. 585 - v. 524 a.C.), discípulo de Anaximandro, designó el aire como arkhé. Toda la materia procedería del aire mediante los procesos de rarificación o condensación. De esta manera, el aire rarificado se convertiría en fuego, mientras que al condensarse se volvería agua y posteriormente tierra. La elección del aire como arkhé no es fortuita: el aire domina y mantiene unido el cosmos, así como el alma mantiene unida el cuerpo.